domingo, 25 de diciembre de 2016

25 de diciembre - 0:00

Me he terminado la botella de Marqués de Riscal de la cena sentado en la playa, donde mansamente llegan y rompen todas las olas. Ya no tengo ganas de escribir más mensajes, así que he dejado el corcho en casa para no tener la tentación de meter una nota dentro y lanzar la botella lo más lejos que pudiera. Me he sacudido la arena del pantalón y zapatillas y me he ido cuando tenía ya mucho frío. Se escucha el mar y las ausencias desde la cama, como una nana triste. Buenas noches buenas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario