viernes, 4 de noviembre de 2016

Verso suelto y desatado

La hecatombe llegó para quedarse hecha escombros,
como la tristeza, que echa escombros,
llegó también para quedarse con todo.
El silencio es lo que queda
tras el silencio que lo silenció.

El vacío está lleno de melancolía.
Me siento fuera del camino,
tumbado.

Llueve, a mares y a pares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario