domingo, 11 de marzo de 2012

De París al cielo

Bueno, la perspectiva a largo y medio plazo es desesperante, pero como hace tiempo que vivimos a corto o muy corto plazo, hay que buscarle las vueltas a la miseria y dejar de ahorrar para el panteón. Dentro de algunos años todos seremos humo y nadie nos preguntará por aquel mayo de 2012 que decidiste quedarte en casa en vez de, como acabo de hacer, reservar un billete en el TGV desde Hendaya para darme un paseo por París

Tercer viaje a la capital de Francia, y mi mayor preocupación es elegir bien el libro que pienso zamparme en las casi seis horas de tren. Si me fuera mañana, creo que elegiría el "París era una fiesta" de Hemingway, que no he leído, por no romperme mucho la cabeza, pero con dos meses por delante me da que la cosa no va ser tan sencilla. Podría releer "Los tres mosqueteros", ya que mi tren sale de Gascuña, y recrear el viaje que le llevó a D'Artaghan a la corte de Luis XIII, o quizás, por fin, buscar un libro de Fernando Arrabal, si es que existen porque a veces lo dudo, y pasear por la ciudad en la que vive con los ojos al acecho, por si aparece tras alguna esquina. Puede que para la vuelta no tenga tantos problemas porque antes de salir de la estación de Montparnasse, tengo casi decidido entrar en alguna librería y comprarme "Vuelo nocturno" de Saint-Exupéry en francés.

Cuando vuelves a las ciudades que ya conoces, sin la necesidad de andar como un turista hortera, de cola en cola de museo, es cuando empiezas a disfrutarlas de verdad. Puedes sentarte en alguna terraza a ver pasar la vida sin la sensación de estar perdiendo el tiempo. Puedes ver la luz de París con calma, en las diferentes horas, incluso si te apetece, contar los adoquines de las avenidas principales. Puedes hacer lo que te apetezca porque ya no tienes encima la dictadura de las guías. Eres libre para deambular, para buscar las anécdotas, para centrarte en los detalles imperceptibles. Yo, concretamente, puede que me acerque al cementerio de Père-Lachaise, a pasearme entre tanta historia y tanto intelecto, a ver si se me pega algo.

10 comentarios:

  1. Que bien lo has narrado, y es que esta ciudad es demasiado grande

    ResponderEliminar
  2. Estas ciudades tienen mil estratos. Como quieras competir con ellas buscándolos todos te ganan siempre.

    ResponderEliminar
  3. Desbordante París. Desde donde más me gustó contemplarla fue desde las alturas, sus tejados dibujan un mapa espectacular.
    Hay que volver a parís.

    ResponderEliminar
  4. Dicen que la mejor vista de París es desde la torre de Montparnasse, precisamente porque es el único sitio desde donde no se ve esa horrible construcción. Hay que volver a todas la capitales europeas!! jeje...

    ResponderEliminar
  5. ¿Con cuál libro te fuiste de viaje al final?

    ResponderEliminar
  6. Me voy dentro de un mes, así que aún no tengo decidido el libro. Jeje... Estoy abierto a cualquier sugerencia.

    ResponderEliminar
  7. Recomiendo La vida instrucciones de uso de George Perec pero puede que ya lo hayas leido.

    ResponderEliminar
  8. No, no lo he leído y tiene una pinta buenísima por lo que estoy leyendo. Me lo apunto. ¡Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  9. Empecé el libro de Perec y me pareció un poco rollete... Pero igual fue una primera impresión poco atinada.

    Leí, en París, en verano que pasé allí en 1999, 'París era una fiesta', que disfruté enormemente. También 'El extranjero', en Francés.

    Creo que te gustaría leer 'Doctor Pasavento' y sus idas y venidas sobre la rue Vaneau.

    Ya contarás.

    ResponderEliminar
  10. Me apunto el Doctor Pasavento, que lo tengo empezado dos veces y sabía que necesitaba un lugar concreto para leerlo.

    ResponderEliminar