viernes, 16 de septiembre de 2011

Los suburbios del extrarradio

No hay hueco... sólo codazos. En aquella ciudad sólo existía el calor y la bruma y las alcantarillas oxidadas. No hay hueco y los que ganan lo hacen a codazos. El calor la bruma y la desesperación, y las tapas de las alcantarillas oxidadas que tiritan son el escenario donde se desarrolla el drama.

¿Entran o salen las ciudades por esos pestilentes agujeros?

El paseo tiembla y las farolas y las baldosas de las aceras. El suelo se estremece y no sé si es por los que lo pisan o por lo que bulle en el interior. El mundo o explota o se desinfla. No habrá término medio. Habrá término. Cada vez estoy más seguro.

La masa no se entera. La masa ni lo intenta. La masa avanza por la huella que dejó el de adelante. Paso a paso. Paso a pasado. El futuro retrocede entre todos ellos. La ciudad les mira y les acorrala. A poco que te pares, te sientes a un lado y mires lo ves... la ciudad conspira.

No ha hueco, solamente hay codazos, rodillazos, dentelladas que buscan un hueco que no existe. No cabemos todos. La ciudad se ha ido estrechando con cada ensanche. La ciudad se ha expandido hacia nuestro esternón. La ciudad no tiene un sitio para dejarnos respirar. La ciudad respira por donde nosotros lo hacemos. La ciudad respira nuestra respiración, hasta dejarnos sin sentido.

No hay hueco, sólo codazos que nos empujan al nicho abierto.

A ti te digo, que crees que eres un vencedor, que cuando llegues a arriba y sólo quedes tú, no tendrás a nadie a quien restregárselo. Esa será tu victoria, el cerrar todas nuestras tumbas.

La ciudad está compuesta de asesinos y de un único suicida.
 Edvard Munch - El atardecer en el paseo Karl Johann

4 comentarios:

  1. Era una ciudad tan fina que en vez de codazos había codillos.

    ResponderEliminar
  2. Hay algo arrealista en este relato. Quizá estemos ante el primer relato arrealista de la historia.

    ResponderEliminar
  3. Por fin metido dentro de una corriente que dará mucho que hablar en el futuro!! Gracias. Es nuestro tren hacia la eternidad artística. Jejeje... Ya somos inmortales. Por fin.

    Son unas lineas dentro de un tiempo indeterminado, como el que recrean las pelis de Conan. jeje.

    ResponderEliminar
  4. Yo no pienso estar presente cuando todo eso pase... Joer, el apocalipsis apócrifo. Al menos no habrá dragones con siete cabezas, que esos me dan terror.

    Y dicho esto, me mola el texto jajajja.

    ResponderEliminar