miércoles, 24 de agosto de 2011

Gota a gota

No pestañeo, estoy quieto frente a la pantalla. Sólo muevo los dedos y los ojos, del teclado a las palabras. Me concentro. No quiero ni que mi respiración me nueva el pecho, ni notar el aire inflamado del aliento entre mis labios. El calor es la noche, y el día. Es insoportable. Tengo la boca seca y entreabierta. Y de repente ocurre. Una inflamación, un brote, una pompa, una gota de sudor que surge y que se intenta aferrarse al poro, hasta que desciende desde el nacimiento del pelo, en una frente cada vez más ancha, pasando por la sien, la mejilla, para perderse cuello abajo, camino del hombro, brazo, mano... que casi ni puede palpar. No recuerdo haberme fijado en ese primer momento de una primera gota nunca. Luego vienen más, claro, y lo pringan todo.

El tiempo pasa en centímetros.

La nuca se queda fría, la espalda humedece la ropa, el abdomen se moja, la nariz se convierte en un acantilado. Plas... otra gota. Siento que me derrito, que me licuo, que podré pasar por debajo de las puertas y hacer obleas circulares en las páginas de los libros. Si no lo detengo terminaré siendo un charco bajo una silla. El líquido de mis dedos cortocircuitará el ordenador. Nada quedará de mí...

La reacción ya es peligrosa. Me llueven los párpados... se me erosiona el paladar, la lengua es un camino áspero hacia la nada. Todo se va fuera, arrasando el interior. Empiezo a marearme sobre las palabras. Acorto las frases porque hay que pararlo... como sea. Sólo se me ocurre ir a la ducha, a combatir el fuego con fuego, el agua con agua. Todo es tenebroso, y el el desagüe es una amenaza. No hay otra salida, hay que arriesgarse. Acciono la palanca, ya viene, el silbido del viento por las cañerías, el viento por los agujeros, el frío viento en chorro, el agua, de nuevo, liberadora, solidificadora... me comprime, por fin.

La calma tras la ansiedad, los dedos vuelven a los párrafos de la hoja en blanco. En cuanto nos despistamos, nuestro cuerpo conspira contra nosotros. 

 Salvador Dalí - Galatea de las esferas

1 comentario: