lunes, 16 de mayo de 2011

El día del fin del mundo...

El día del fin del mundo podríamos besar por primera vez a nuestros enemigos, pero ya para qué. Fumarnos el último cigarro que sería el primero después de haberlo dejado hace años. El día del fin del mundo será el primero que no tendrá noche, y eso sí que es un drama, ahora que he decidido fumar, hacerlo sin una copa. El día del fin del mundo quiero ser el que baje la persiana, por fuera, dejándolo todo dentro, apelotonado, completamente a oscuras. Concentrado. ¿Y si le da a otro mundo por nacer precisamente de ahí, de ese corazón revuelto y sin sentido, explotando hacia la nada de otro fin del mundo en un universo más pequeño, camino de otro nacimiento y de otra persiana de un universo ya diminuto? Somos tan insignificantes que quizás no seamos entonces ni el primer ni el último fin del mundo.

2 comentarios:

  1. Si nace otro mundo y te has fumado el último cigarro... Entonces la has jodido, porque en ese nuevo mundo vas a estar otra vez enganchado... XD

    ResponderEliminar
  2. El hambriento con pan sueña, ay... Jeje.

    ResponderEliminar