viernes, 24 de febrero de 2017

Madrid

Me he acercado a mirar. De las cuatro torres solo merece la pena la de Norman Foster. Las otras tres son tan endebles arquitecnónicamente que dan risa. Menuda patraña de edificios. Me alegro de que en una de esas varias vidas que he tenido haber currado para CEPSA. El edificio de CEPSA de Foster visto desde abajo es magnífico. Y comparado con el supositorio estriado, por vía visual, que sale en la foto aún más majestuoso, aún es más sólido. He estado partiéndome el culo de los horteras con corbata que entraban en esa otra torre infecta creyéndose alguien. 

viernes, 3 de febrero de 2017

3 de febrero - 1:33 - Fin de la última parte

Segundo intento de retirada. Este blog es una estupidez, como su autor. Se terminó, como el autor también. Espero que sea la definitiva. He intentado llevar una especie de diario visual esta temporada por no perder contacto con internet pero es una tontería. Internet me cae mal. Internet no sirve para nada y solo me trae disgustos. Internet solo me recuerda la tristeza insufrible que arrastro.

Desde hoy utilizaré este espacio solo como almacén. Dejaré los artículos para tenerlos recopilados, mientras vaya publicando, por si los necesito para algo alguna vez, porque los originales los borro, y alguna foto que cuelgue por lo mismo, por no perderla porque del móvil lo borro todo también. Ya no guardo nada. Escribir es una puta gilipollez y una inutilidad. He perdido todo el respeto que me producía la literatura. Mis neuras se quedarán en mis notas, si es que decido escribirlas, hasta que las borre también, como las fotos, o cambie de móvil y se pierdan para siempre. Daría las gracias pero por aquí normalmente, lo dice el contador de visitas, no hay nadie así que nadie va a darse por agradecido. A quién cojones le estaré contando esto que ni está ni le importa. En fin. Da igual. Último servicio a la nada. Nos vemos en los bares y en los conciertos. O no nos volvemos a ver, que será lo más probable, y que cada uno haga lo que pueda con sus cosas. La vida es una puta mierda. Suerte con ella. Yo ya solo tengo ánimo para ser espectador, que la protagonice otro. Me retiro hasta de mi retiro. Vuelvo a las sombras de las que nunca tuve que haber salido, cerveza y cigarro en mano. Lo intenté todo. Ojalá no haber existido nunca. Ojalá desaparecer para siempre. Se acabó el espectáculo, que la oscuridad y el olvido nos envuelva. Me rindo. Fundido a negro. Y eso es todo.